“Las prioridades las tenemos claras después de su visita”

Inicio / Blog Académico Pastoral / “Las prioridades las tenemos claras después de su visita”

Monseñor Fernando Chomali Garib, Arzobispo de Concepción, participó en varias ceremonias que el Sumo Pontífice cumplió en su estadía en Chile. En el caso del encuentro en el Santuario de Maipú, rescata el mensaje papal y el llamado a formar a los jóvenes a la luz de los valores evangélicos que “es una tarea urgente que requiere repensar nuestra forma de actuar y de encantarlos”.

Desde Concepción más de seis mil fieles organizados en sus comunidades y otros por cuenta propia llegaron hasta la misa que el Papa celebró en el Aeródromo de Maquehue en Temuco. Una participación que monseñor Fernando Chomali Garib, arzobispado de Concepción, valora pues reconoce el esfuerzo que implicó para muchos viajar hasta la capital de La Araucanía.

Un sacrificio que se vio compensando al escuchar el mensaje del Pontífice que, junto con parafrasear a Violeta Parra al decir que “Arauco tiene una pena que no la puedo callar, son injusticias de siglos que todos ven aplicar”, enfatizó que “la violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”.

Tras la partida de líder de la Iglesia Católica del país, monseñor Chomali hace un balance y plantea que “haya hablado de la realidad del pueblo mapuche, de los encarcelados, de los migrantes y de los jóvenes, nos va revelando donde está puesta su mirada y donde está su corazón. Creo que son temas muy profundos que los debemos abordar con mucha seriedad”.

Sacrificio de fieles
¿Tuvo la oportunidad de interactuar con el Papa? ¿Cómo describe la experiencia?
En todas las instancias en las que participé, que fueron varias en Santiago y en Temuco, tuve la oportunidad de saludar al Santo Padre. El siempre muy gentil con todos. Le dije que apreciaba mucho su presencia en medio de nosotros.

¿Cuál es la evaluación que hace de la participación de fieles de Concepción en la misa que Su Santidad ofició en Temuco?
La participación de la Iglesia de Concepción se notó pues se estima en seis mil. Sin contar los que fueron por su propia cuenta. Hubo mucho sacrificio para llegar, por el horario que se nos asignó y más sacrificio aún al salir. Pero, a pesar de todo aquello, el balance fue muy positivo porque se cumplió el objetivo de haber visto al Papa y sobre todo haber rezado junto a él en la Santa Misa. El Papa es signo de unidad de los católicos, por lo tanto, haber estado allí es motivo de alegría y de confirmación en la fe.

En la misa “Por el progreso de los pueblos”, el Pontífice recalcó la relevancia de la unidad y no violencia, considerando los atentados ocurridos, ¿cuál es el desafío de los pastores chilenos en la construcción de la paz y la armonía en la zona?
El Papa con claridad meridiana invitó al diálogo, al reconocimiento mutuo y por sobre todo a terminar con la violencia, venga de donde venga. Es un mensaje muy potente porque el Papa invita a dialogar, a abrirse a una adecuada convivencia desde el reconocimiento de que existen legítimas demandas que deben ser adecuadamente abordadas.

Búsqueda de la verdad
¿En qué se debería traducir la solicitud de perdón que el Santo Padre formuló a las víctimas de abusos sexuales cometidas por ministros de la Iglesia?
Lo primero debe traducirse en un profundo examen de consciencia del modo como las personas que tienen responsabilidades y autoridad hacen uso de ella. Siempre el abuso sexual es fruto del abuso de autoridad y de manipulación de la consciencia. Tenemos que trabajar mucho en la prevención para que nunca más un ministro de la Iglesia, y cualquier persona, abuse de otro bajo cualquiera de sus deleznables formas. El Papa fue muy claro al respecto y nos alegramos de ello. Nuestra comisión de prevención para evitar abusos está trabajando mucho en esa línea.

En la Pontificia Universidad católica, el Papa dijo que la comunidad académica no puede reducirse a aulas y bibliotecas, sino que debe ser desafiada continuamente a la participación, ¿qué implica para la UCSC, y para las universidades católicas en general, ese llamado?
El gran llamado del Papa en la Universidad Católica es volver a leer, estudiar y profundizar ex corde eclesia. Allí está el corazón de lo que es una comunidad académica que busca la verdad, para así generar una cultura de la verdad que llevará, como consecuencia, a mayor justicia en todos los ámbitos de la sociedad y a la paz. Insistió mucho en el concepto de verdad. La Universidad católica es el lugar privilegiado para buscarla, encontrarla y convertirla en servicio.

Jeannette Zurita, interna en la cárcel femenina, le solicitó al Papa que interceda para que las mujeres privadas de libertad que tengan hijos menores de edad puedan cumplir con el cuidado de sus niños en mejores condiciones. ¿Tiene esperanza de que esta inquietud tenga acogida en el gobierno?
-Por cierto que la visita del Papa a la cárcel de mujeres tuvo un gran impacto y sin duda me da esperanza en la posibilidad de crecer en procesos de reinserción para las internas. El Papa se ha hecho presente en un lugar no lo suficientemente atendido por la sociedad en su conjunto. Abrió perspectivas nuevas al ver por sus propios ojos la relación que existe entre pobreza y reclusión. Sus palabras no quedarán indiferentes, por cierto.

Una Iglesia renovada
En la misa en el Santuario de Maipú, el Papa pidió renovar la Iglesia, ¿tiene esperanzas de que Chile sea capaz de darle un rostro joven a la Iglesia después de esta visita?
Eso es lo que todos esperamos. Los jóvenes son el futuro de la Iglesia y de la sociedad y serán lo que son hoy. Formarlos a la luz de los valores evangélicos se nos impone como una tarea urgente que requiere repensar nuestra forma de actuar y de encantarlos.

Todos recordamos expresiones del Papa Juan Pablo II como “no tengáis miedo de mirarlo a Él” o “el amor es más fuerte” en su visita de 1987, ¿con qué frase del Papa Francisco será evocada en el futuro esta visita apostólica?
Las palabras y las frases que el Papa Francisco dijo hay que volver a leerlas y meditarlas. Es muy pronto para hacer una evaluación de todas ellas. Pero que haya hablado de la realidad del pueblo mapuche, de los encarcelados, de los migrantes y de los jóvenes, nos va revelando donde está puesta su mirada y donde está su corazón. Creo que son temas muy profundos que los debemos abordar con mucha seriedad.

Desde el punto de vista personal, ¿qué le dejó esta visita papal?
Estar con el Papa ya es un gran privilegio y una gran responsabilidad. Creo que después de escuchar sus homilías y ver sus gestos, sólo queda pedirle a Dios que nos regale a todos más humildad, más coherencia en el testimonio cristiano y un anhelo real de servir a los más necesitados. Las prioridades las tenemos claras después de su visita.

  • (Entrevista realizada por la periodista Cecilia Díaz Retamales, para edición N° 75 de Periódico Diálogo).