+56 (41) 22 51 413 | +56 (41) 22 17 431 contacto@colegiosarzobispado.cl

El pasado 2 de diciembre se realizó la Licenciatura de la segunda generación de Cuartos Medios del Instituto Humanidades de Chiguayante. Cierre de etapa de 86 alumnos, quienes acompañados de distintas autoridades: Rectora Mónica Pereira, Director Ejecutivo de la Fundación Educacional La Asunción, Claudio Silva y miembros de la Comunidad Educativa dieron fin a este importante proceso escolar.

La Ceremonia inició con la oración del Hermano Santiago Hameau, para luego dar pasó al homenaje a la bandera y al estandarte del establecimiento. Instancia en que alumnos del Instituto como signo de respeto e identidad traspasan a compañeros de Tercer año Medio ambos emblemas

Posterior a la entrega, los alumnos Francisca Gatica del Cuarto Año Medio A y Rodrigo Rubilar del Cuarto Año Medio B entregaron a los asistentes un emotivo discurso, lleno de recuerdos, anhelos y experiencias vividas. 

Luego, en relación a la diaria convivencia estudiantil el Instituto quiso premiar a los alumnos destacados en el ámbito académico, pastoral y social. Además de destacar a aquellos que demostraron responsabilidad y compromiso en su proceso educativo. De esta forma, bajo la participación de distintas autoridades de la Comunidad, los estudiantes recibieron con alegría y asombro el reconocimiento del Colegio. 

Por último, tras el discurso final entregado por la Rectora del establecimiento se invitó a las profesoras Sofía Paiva y Claudia Mardones a hacer entrega de las licencias a cada uno de los estudiantes. Dando por finalizada la solemne Ceremonia. 

Isidora Torres, alumna del Cuarto Medio B indicó que la licenciatura estuvo muy linda “recibí un premio que no esperaba, me voy con todo lo bueno del Colegio. Los profesores son increíbles, mis compañeros igual, siempre fuimos super unidos, nada que decir. Me voy emocionada”. 

Para la Rectora del Instituto, Mónica Pereira lo que marca el término de esta etapa es el sello. Que no es solamente un Hito o la culminación de un proceso académico, sino que también es un proceso Pastoral. “Por lo tanto el énfasis siempre está dado en que sean buenas personas, que logren su proyecto de vida en coherencia con la palabra del Evangelio” señaló. 

En este sentido agregó “Y creo que ese sello lo entregan muy pocos Colegios. Y obviamente para los jóvenes se les viene bastante encima y rápido el tema del egreso. Y aquí es cuando miran hacia atrás y valoran todas las experiencias; desde lo social hasta lo académico y el impacto que eso ha tenido”.

Finalmente detalló “Creo que esta generación, de estos dos cursos han dejado la vara super alta para las próximas generaciones. Porque han sido super respetuosos, muy obedientes, muy correctos y muy comprometidos con todas las actividades de cierre de este periodo escolar”.