+56 (41) 22 51 413 | +56 (41) 22 17 431 contacto@colegiosarzobispado.cl

Con profunda emoción se celebró la Misa de Consagración y Dedicación de la Capilla del Instituto de Humanidades Alfredo Silva Santiago, que fue presidida por el Obispo Auxiliar de Concepción, Monseñor Bernardo Álvarez, junto al Padre Alejandro Longueira SJ y al Padre Mauricio Aguayo. 

En su homilía, Monseñor Bernardo afirmó que “por mucho tiempo la Capilla se ha ocupado en el colegio, pero sin duda, faltaba algo que no es menor, que en términos de lo que significa la vida de la gracia, poder ofrecer el culto sagrado, elevar nuestras plegarias aquí en la Capilla, venir al encuentro del Señor, es todavía mucho mejor cuando podemos cumplir con lo que la Iglesia nos propone en el camino y la vivencia de nuestra fe, como es el rito y consagración de los templos y los altares”.

Además, destacó que “es significativo poder realizar este rito de la dedicación de esta Iglesia y Altar, porque es un signo profundo para la vida de la comunidad educativa”, ya que pocas veces en la vida somos testigos de este acto en particular, “que tiene plena comunión tanto con nuestra vocación bautismal, ser templos vivos de Cristo en el mundo, pero también como templos vivos y bautizados venir y celebrar el culto sagrado agradable a Dios en este templo consagrado a Él”.

Santa María, Trono de la Sabiduría

Luego del rezo de las Letanías de los Santos, fueron depositadas las reliquias de San Alberto Hurtado al pie del Altar y el Obispo Auxiliar de Concepción ungió el Altar y la Capilla, que fue dedicada bajo la advocación de “Santa María Trono de la Sabiduría”. 

Este nombre evoca la importancia de la sabiduría en la educación y la vida de los estudiantes que transitan por este establecimiento. Este hecho marcó un hito en la vida del colegio, representando la consolidación de la espiritualidad en la formación integral de los alumnos y profesores.

Una renovación de la fe

Luego de la Santa Misa, Monseñor Bernardo expresó su agradecimiento a Dios y señaló que “verdaderamente estaba muy emocionado, porque es la primera vez que me toca consagrar y dedicar una Iglesia”.

En ese contexto, relató que “pensaba en el valor que tiene este espacio sagrado para el colegio, para quienes puedan hacer oración, cultivar una amistad muy estrecha con el Señor, que es lo propio de una Iglesia y una Capilla (…) espero en el Señor, y voy a rezar mucho por eso, para que lo que hemos realizado hoy día, sea una renovación de fe en el Espíritu, para el bien de este colegio, que está viviendo este jubileo de 70 años de vida”. 

Por su parte, el Rector del Instituto de Humanidades, Iván Villalón, dijo que “estamos felices de haber sido testigos de este momento trascendental en la comunidad educativa y nuestra celebración de los 70 años. Me parece estupendo haber partido con esto, así que estamos contentos, la gente está contenta con este momento litúrgico”.