+56 (41) 22 51 413 | +56 (41) 22 17 431 contacto@colegiosarzobispado.cl

La tarde del miércoles 06 de diciembre, estudiantes de 4° año de Enseñanza Media del Instituto de Humanidades Monseñor José Manuel Santos de Chiguayante, vivieron el último hito de su itinerario pastoral: La entrega de la Cruz de envío. 

Este hito, consiste en entregar a los alumnos la Cruz de Cristo, ya que a través de su muerte, Jesús nos reconcilió con Dios y nos abrió el camino a la vida eterna. Además, simboliza el compromiso y la responsabilidad de llevar los valores incorporados durante su camino por el instituto.

La Eucaristía fue presidida por Monseñor Bernardo Álvarez, quien en su homilía, invitó a los jóvenes a seguir las enseñanzas del Papa Francisco en el camino de la vida. “Caminar dice el papa y si uno se cae levantarse y caminar y volver a caminar, pero caminar con una meta. Hoy día pienso que es muy necesario en nuestra vida y en nuestra historia, fijarse metas, no caminar en el sin sentido, sino poco a poco, ir descubriendo las metas que ustedes tienen, que quieren forjarse y encaminarse hacia ellas”.

Además, reflexionó en cuanto al apoyo de los estudiantes en su camino institutano. “Saber que han tenido apoyo durante este tiempo en su colegio, saber que tienen apoyo de sus familiares y sus seres queridos y que ellos sin duda, los van a ayudar a caminar para dirigirse hacia esas metas que ustedes desean y de las cuales yo también los invito a no dejar nunca de lado, el tener como meta un encuentro más profundo y más verdadero con el Señor Jesús y de él también sirviendo a los demás”, finalizó.

Respecto de la jornada, la rectora del colegio, Mónica Pereira, señaló que “hoy es un momento de real emoción para nosotros como colegio católico, Instituto de Humanidades Monseñor José Manuel Santos. Esta liturgia, esta Eucaristía que hemos presenciado y de la que hemos sido partícipes, tiene un profundo sentir en todos y cada uno de nosotros. En la entrega de este signo, bendecimos a cada uno de ustedes, señoritas y jóvenes y los enviamos al mundo a cumplir, a concretar la palabra de nuestro Señor. Que cada uno de ustedes y sus familias sean bendecidos con muchas buenas obras, con mucho bien y con mucha paz”, finalizó. 

Con el término de la Eucaristía, los alumnos de último año concluyen un ciclo repleto de conocimientos académicos y sólidos fundamentos cristianos, arraigados en los valores fundamentales de nuestra institución: Servir, Evangelizar y Educar.