Más de 700 estudiantes de octavo básico de los ocho colegios del Arzobispado de la Santísima Concepción se congregaron, el viernes 17 de mayo, en el Liceo La Asunción para celebrar la fiesta de Pentecostés, bajo el lema VES (Ven Espíritu Santo).

Mantener las tradiciones y evangelizar son ejes fundamentales para las Fundaciones Educacionales Cristo Rey y La Asunción. Desde esta premisa, nace la Experiencia VES, una oportunidad donde estudiantes que recién están comenzando su enseñanza media tienen la posibilidad de formarse como futuros cristianos y compartir con otros jóvenes de su edad. La celebración de Pentecostés se adaptó a un público joven, integrando juegos, iniciativas y espacios abiertos al diálogo, facilitando así una bajada de la fiesta de Pentecostés al contexto juvenil.

Pentecostés recuerda la bajada del Espíritu Santo a los apóstoles a través de siete dones: sabiduría, entendimiento, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Por eso, se instalaron estaciones donde cada alumno pudo pedir estos dones al Espíritu Santo y aprender más sobre la tradición católica.

Cristian Acuña, rector del Liceo La Asunción, comenta: “Nuestro enfoque pastoral se centra en vivir la acción social, pastoral y solidaria, y en hacer que nuestros estudiantes experimenten la presencia de Jesucristo. Hoy estamos viviendo el Espíritu Santo a través de la fiesta de Pentecostés, donde se presentan ejemplos de vida y de la existencia del Espíritu Santo. Estas experiencias son fundamentales para que nuestros estudiantes las reconozcan, las vivan y las incorporen en sus propias vidas”.

María Pilar Lazo, Directora de Pastoral de las Fundaciones Educacionales Cristo Rey y La Asunción, expresó: “Esta es la primera vez que organizamos una fiesta de Pentecostés de esta magnitud en la región, y es algo nuevo y emocionante para todos nosotros. Queremos potenciar este evento y esperamos que cada año sean más los cursos que se involucren en la celebración. Nuestro objetivo es que esta fiesta crezca y se convierta en una tradición en nuestros colegios, permitiendo que más estudiantes vivan y compartan la experiencia del Espíritu Santo”.

La celebración de Pentecostés no solo fue un momento de unión y alegría, sino también una oportunidad para que los estudiantes vivieran y reconocieran la presencia del Espíritu Santo en sus vidas. La jornada estuvo llena de actividades que fomentaron la convivencia, el diálogo y la reflexión, reafirmando el compromiso de los colegios del Arzobispado de la Santísima Concepción con la formación integral de sus alumnos.